Diferentes formas de afrontar un problema

Cómo afrontar tus problemas

Todo el mundo puede tener problemas en cualquier momento de su vida. Siempre es una situación complicada y poco agradable. Pero, ¿cómo actuamos frente a estas situaciones?

Muchas veces, la forma en la que enfrentamos nuestros problemas es efectiva y nos satisface. De todas formas, hay veces que nuestra reacción ante un problema no nos deja con buen sabor de boca, como si quien hubiese actuado no hubiéramos sido nosotros.

Tal vez lo pensemos y nos propondremos no volver a actuar así. Sin embargo, en el próximo bache, volvemos a tropezar.

 

¿Por qué nos ocurre esto? ¿Cuál es el problema?

 

Cuando tenemos un problema, la presión que tenemos aumenta. Quizá no podemos encontrar una solución inmediata. Estamos tan enfocados en el problema que no nos planteamos opciones alternativas para solucionarlo.

Nos encontramos en un callejón sin salida en el que no vemos la luz que nos haga dejar atrás esa situación. Incluso podemos llegar a dejar de tener el control sobre ese problema o sobre nosotros mismos hasta el punto de llegar al enfado, angustia o estrés.

Quizá, al llegar a este punto, la decisión que tomemos no solo deje el problema sin resolver, sino que nos meta en otro lío mayor.

No importa si el problema es a nivel personal, a nivel social, laboral o conyugal. A veces también buscamos culpables para ese problema, aunque no los haya.

Pero lo fundamental es apoyarte en alguien. Hay talleres que te ayudarán en situaciones puntuales de tu vida, como con tus hijos, pareja o trabajo.

 

Actitud que debemos tomar

 

Existen dos tipos de problemas: los que podemos solucionar y los que no. Éstos últimos no están en nuestras manos, por lo que no queda otra solución que asumirlo y dejarlo estar.

Es importante analizar todos los factores que rodean al problema para buscar la mejor solución.

  • ¿Controlo la situación o me controla ella a mí?
  • ¿Qué es mayor, mi problema o yo?
  • ¿Puedo afrontar el problema?
  • ¿Qué herramientas o métodos tengo para solucionarlo?
  • ¿He salido de situaciones similares?
  • ¿Lo ha hecho alguien de mi alrededor en el pasado?
  • ¿Cómo lo ha hecho?
  • ¿De qué manera veo el problema desde fuera?
  • ¿Y los demás?
  • ¿Es mi actitud lo que me lleva al problema?

 

Si las cosas son tan fáciles, ¿por qué en la práctica los problemas son tan difíciles de solucionar?

 

Es complicado afrontar problemas por uno mismo. Cuesta mucho ser objetivo y crítico y tomar las decisiones adecuadas.

Necesitamos abstracción. Debemos salir de nosotros mismos y ver el problema desde fuera. Pero lo más importante es tener la voluntad de que todos esos problemas terminen.

Pero para una re-educación y re-estructuración de uno mismo, lo que mejor nos puede venir es un curso de coaching transformacional, de forma que puedas descubrirte a ti mismo al 100%. Así, lograrás conocer tus puntos fuertes y fortalecer los débiles.

Contacta ya con profesionales que puedan ayudarte a mejorar tu vida en todos sus aspectos.

 

Seleccione su moneda
EUR Euro